sábado, 4 de enero de 2014

Die Weihnachtsabendessen

Das DIE Weihnachtsabendessen

Las navidades se acercan, llegan con ganas. Heidelberg está lleno de luces, de color, de gente, ¡y de tazas!
Y, como es típico, las cenas de navidad se amontonan, aunque este año se redujeron a cuatro.



  • Kreatives Abendessen.
Aunque no fue propiamente una cena, fue un "hasta el año que viene", rodeados de navidad, alemán y tazas y Glühwein, al cual nos había invitado Herr Irsfeld. Danke, Herr!






  • Herr Kollenz ohne Herr Kollenz
Llevábamos planeando esta cena muuuchos meses. Habíamos hablado con Herr Kollenz (quien no lo sepa, Herr Kollenz es el profesor que tuvimos en el Sprachkurs de septiembre, la clase en la que nos conocimos todos ♥-♥), con el resto de compañeros al que no veíamos tanto como a nosotros mismos, planeado el sitio, el día y la hora perfecta a la que todos podíamos... PERO PUM. 
Me despierto el día 12 con un correo de Herr Kollenz diciendo que, lamentándolo mucho, no podía asistir a la cena porque se encontraba enfermo. Avisé a todos mis compañeros y decidimos seguir adelante con la cena nosotros, aunque algunos bastantes se rajaron y ni siquiera aparecieron :____(
Pero eso sí, los que estuvimos (más algunos adorables acoplamientos) lo pasamos increíblemente bien :) 
 



  • Erasmus Dinner!
Ese era el título que puso Deborah al evento que hizo en Facebook para organizar una cena con todos los erasmus. Aunque éramos ciento y la madre, y sólo unos pocos pudimos ir, sentados claro, en mesas diferentes.
El último domingo de Heidelberg, la comida fue enorme y acabamos hartos; pero me perdí para llegar, aunque el restaurante estuviera exactamente a 30 segundos de la puerta de mi casa.




  • Essen mit der Familie
Ahora sí, y al día siguiente, con una tortilla que hice y duró dos minutos, no más, tuve mi última cena de navidad del erasmus. Fue en nuestro salón de fiestas particular, el piso compartido, Stöck I, de Europahaus III (alias Sophie's and Elena's).
La mesa estaba rebosante de un millón de cosas, y probamos gran variedad de comida, tantísima que no me acuerdo ni de los nombres (aunque sé que hubo Turkey y Stuff).
Aunque hubo gente que no fue de Europahaus, ellos no participaron en nuestro increíble SECRET SANTA, muy muy especial (en el que conseguí una botella de vino español y un paquete de twix).
Finalmente, acabamos con crackers, como ocho para cada uno, y divirtiéndonos como enanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ork a tu vida.