domingo, 1 de diciembre de 2013

Weihnachtsmarkt Heidelberg!

Weihnachtsmarkt Heidelberg

El Mercado navideño (o Weihnachtsmarkt) de Heidelberg es uno de los eventos más atractivos de esta ciudad tan encantadora. Decenas de pequeños puestecillos se extienden a lo largo de las plazas más importantes de la ciudad repartiendo olor a salchicas, palomita, chocolate y Glühwein!



  • ¿Que no sabéis qué es el Glühwein?
El Glühwein es un tipo de vino especiado que se sirve en los mercados navideños, bebida muy muy caliente que ayuda a alejar el frío del cuerpo.




Además, en Heidelberg (no sé si en otras ciudades también lo harán), dan el Glühwein en una taza especial, con un dibujo del mercado navideño, y 2'5€ euros de Pfand. Aunque dudo que alguien la haya devuelto...



  • ¿Que no sabéis qué es el Pfand?
Los alemanes son muy serios con el tema del reciclaje. Encuentras contenedores diferentes en cada esquina. Además, en mi contrato de alquiler, pone que si no reciclo, puede ser que me suban el alquiler. Voilà! ¡Si se parecen a Tito!
El Pfand en general es una marca que tienen las botellas de plástico, algunas de cristal, latas... con este simbolito: 


Eso quiere decir, que si devuelves esas botellas a los supermercados o tiendas, en unas máquinas especiales que tienen, te devuelven parte del dinero que has gastado al comprar esas botellas. Genial, ¿eh?

En este caso, la taza no tiene ninguna señal, pero es habitual, tanto en los puestos callejeros, como en los Biergartens, como en cosas parecidas, que pagues un poco más (uno o dos euros), que te devolverán cuando devuelvas tú la taza, copa o lo que sea, gorrino, que te hayas llevado.




  • ¿Que no sabes qué es un Biergarten?
Pues ya tienes que ser nuevo en esto de la cultura alemana.
 
Bier = cerveza
Garten = jardín
  
Suelen ser recintos, más abiertos que cerrados, donde hay una enorrrrme variedad de tipos de cerveza, así como comida típica alemana (bretzels, salchichas...). Vas (solo o acompañado), te sientas en los infinitos bancos y disfrutas de una tarde/noche/mañana relajante y perfecta.
Por desgracia, en Heidelberg no hay ninguno, al menos de grandes dimensiones, pero sí tuve oportunidad de disfrutarlos el año pasado en München.






RECAPITULANDO...

El mercado navideño en Heidelberg se extiende por toda la Altstadt, es decir, por el casco antiguo de la ciudad (que es donde yo vivo). Las calles se llenan de luces de navidad y arbolitos iluminados, de gente que pasea y niños que corren entre la gente, de tiovivos y puestos llenos de chocolate.


Pero cuando la cae la noche, todo cambia y la ciudad se convierte, aún más si puede, en un escenario de cuento de hadas...

Marktplatz
El tiempo acompañó gustosamente y mientras moríamos de frío, el día que se inauguró el Mercado navideño, fue el primer día en que unos tímidos copos de nieve empezaron a asomarse.

Uniplatz
El mercado navideño es el mejor punto de encuentro posible para estar con amigos. Una tarde de paseo puede convertirse en una aventura inolvidable.

Hauptstrasse
No hay rincón de la ciudad que no esté iluminado. Ya sea por las luces que cuelgan de un balcón, por los adornos en forma de estrellas que coronan las calles o por los miles de puestos, de diferentes formas y colores, que puedes encontrar en cada esquina.

Karlsplatz
Aunque si te descuidas, te puedes dejar la paga de una semana en un Glühwein y un perrito caliente.

Kornmarkt
Los mayores con prisa, buscando regalos, y los pequeños con nervios, para poder verlo todo.

Bismarckplatz

Uno de los puntos más significativos del mercado navideño es la pista de patinaje que se encuentra en Karlsplatz, y a donde fuimos con nervios, ganas y tropezones en el hielo el pasado jueves (29 de noviembre).


Pero que, bueno, ¿eh? NI UNA VEZ ME CAÍ. Aunque tiré como a chorrocientos niños al suelo...


 Y aunque intentaron enseñarme a patinar, seguí siendo el pato torpe que tanto me gusta ser.


He aquí una prueba gráfica de nuestras aventuras y desventuras. (He censurado las partes en las que tirábamos sin querer a niños al suelo...).






Frohe Weihnachten!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ork a tu vida.