jueves, 17 de octubre de 2013

¡London!

¡LONDON!
La tercera España.


Un poco alocado, bastante precipitado y casi con terribles consecuencias, pero muy buenamente disfrutado. Así se podría resumir la pequeña excursión a Londres.

Empezó la noche del miércoles con un bus de 20 euracos a Frankfurt Hahn, llegada con el cielo oscuro y descubriendo que el único otro pasajero del bus era de Sanlúcar... ¡Paisano!
Con los sillones demasiado incómodos, la espalda destrozada y la mochila abollada con la forma de mi cabeza, esperé hasta las 5 para poder embarcar.


Con un vuelo de noche, muy movido y con lluvia, llegué por fin al aeropuerto de Stansted, y con un bus de terravisión, llegué a Stratford donde me esperaba Gara para recibirme <3


Cogimos un metro (bueno, tres) hasta la casa de nuestra querida Arancha (que se encontraba trabajando en el McDonald's) donde me eché a dormr una preciosa siesta de tres horillas. 
Al despertar, por fiiiin conocí a Xixi en persona! Y fue fantástico estar las tres juntas por fin *^*.



Esa misma tarde, y reventadas como estábamos, fuimos a visitar King Cross, como buenas frikis, ynos hicimos la típica foto con el carrillo, con la novedad de que esta vez nos dejaban una bufanda de la casa que quisiéramos para hacernos la foto (cogí Ravenclaw) y había un hombre que hacía girar las bufandas (¡¡COMPLETAMENTE VERÍDICO!!) para que salieran bien en la foto...


Aprovechamos y visitamos la pequeña tienda que había justo al lado, donde todo era horriblemente caro, y salimos con grageas de todos los sabores!


Al salir, nos dirigimos a un parque enorme cerca de la casa de Xixi, el Finsbury park, y estuvimos paseando, montándonos en los cacharritos y haciendo mil idioteces.


Con ardillas asesinas everywhere.


Y flores bonitas :)


Llegamos a casa donde las amigas de Arancha le habían montado una pequeña sorpresa por su cumpleaños con tarta, cerveza, globos y pizza! Y nos arreglamos para salir por la noche londinense. Pero el destino no quiso eso y nos pasamos la parada del bus, así que tuvimos que coger otro y esperarrrrrr, pero ya no entrábamos gratis, así que volvimos a casa y continuamos allí la fiesta con cerveza.


El viernes fue el día guiri, que comenzó en Trafalgar square y, como no pudo ser de otra forma, con la foto de las cabinas rojas:


La siguiente parada, bajando, fue el Big ben, tan bonito y alto como siempre.



(Gara y Xixi se cansaron pronto de mis fotos, así que tuve que recurrir a "selfies" como esta... 


Cruzamos el puente para tener una vista maravillosa de las Casas del Parlamento.


Y andamos por el borde del río hasta el London eye, excesivamente caro y con una cola larguísima, por lo que pasamos de largo y llegamos hasta...


¡El puente de Harry Potter! Entre el Shakespeare in love y Saint Paul.


El lluvioso día londinense nos siguió a todos lados, y la luz nos acompañó a dos lugares más: una tienda de chuches:


¡Y la mayor librería de Europa!


Lo malo de ser nosotras es que se nos fue el santo al cielo y cuando salimos era noche profunda, así que Picadilly Circus lucía tal que así:


Y aprovechamos para visitar algunas tiendas de souvenirs...



Hasta llegar al destino soñado: M&M'S WORLD!!!!!!!!!!


Lástima que no hubiera muestra gratuita...


 Volvimos por segunda vez a Trafalgar square, y cogimos el 29 hasta casa.



El sábado empezaba con un sol deslumbrante, aunque algunas nubes asomaban una lluvia que no llegó hasta la noche.
Visitamos por tercera vez Trafalgar square y esta vez paramos por fin para echar algunas fotos (me encanta el cielo de esta foto)


Me enamoré de un pollo azul. (La otra vez que vine había un barco en una botella, resulta que va cambiando cada cierto tiempo).


Y visitamos Buckingham Palace.

Echamos una moneda a la fuente pidiendo un deseo y observamos a esos guardias extraños a lo largo de la verja.


La siguiente parada fue el Hard Rock Café de London, carísimo como siempre.


Hyde Park nos acogió a continuación y dimos un largo paseo, bordeando el lago.


Con más ardillas asesinas.


Visitamos el memorial de Lady Di.


Y el monumento a Peter Pan <3


Y, tras un McDonalds con descuento gracias a Xixi, cogimos un bus para la parada estelar de la tarde: ABBEY ROAD!
Había un hombre que se ofrecía a hacer fotos gratis y aquí está la muestra, con el típico bus de fondo.


Nos tomamos nuestro tiempo para leer tooodo lo que había en los murales del edificio de la compañía discográfica (aunque no teníamos boli y no pudimos escribir nada...).




Y nos encontramos un taxi de camino.


Aprovechando que estábamos cerca, visitamos el museo de Sherlock Holmes en el que ya estuve. Sólo por fuera... y la tienda.


La hija pródiga volvió tal como prometió, querido Watson.


Y la última parada de todas fue Camden town, donde paseamos hasta la noche, compramos (cof cof) souvenirs y donde me hice con una camiseta de "BAZINGA".


Al volver a casa, cenamos y nos despedimos de estos amores de personas (Noelia y Noemí) que cuidaron muchísimo de nosotras.


Nos echamos un rato y despertamos a las 3 de la mañana para coger un bus (donde nos hicimos amigas de dos inglesas de Bath porque a una se le salió una teta) para ir a donde tenía que coger otro bus que me llevaría al aeropuerto.
Allí, apenas tuve que esperar y el vuelo salió puntual para dejarme en Frankfurt a las 9:40 de la mañana.
Entonces, supuestamente, tenía que coger un bus hasta Heidelberg a las 11, pero apareció a las 12 mientras todos los moríamos de frío esperando. Pero llegó, nos montamos, y por fin, pude volver a mi casa alemana :)




PD: Pero raros raros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ork a tu vida.